Abbot Carlos Baron De Colchester

Estadista inglés. (N. 14 oct. 1757 en Abingdón, donde su padre era predicador. M. en Londres 8 may. 1829.) Recibió su primera educación en Westminster, pasó en 177 5 a Oxford, donde obtuvo el premio de poesía latina por un poema en honor de Pedro el Grande, lo que le valió de Catalina II una medalla de oro. Estudio luego en Ginebra y allí trabó amistad con el célebre historiador Juan Miiller. Elegido para la Cámara de los Comunes en 1795, utilizó sus conocimientos jurídicos en introducir orden y regularidad en la impresión de las leyes y los estatutos del Parlamento. Prohijó calorosamente el famoso bill de Pitt contra las reuniones tumultuosas, y casi siempre estuvo afiliado al partido ministerial. En 1799 apoyó la proposición de la contribución directa (income tax) o impuesto sobre las rentas. Fue primer secretario del lord lugarteniente de Irlanda (1801) y lord comisario del Tesoro. Electo en 1802, presidente de la Cámam de los Comunes (Speaker). En 1805, resultando empatada una votación importante sobre si había o no de procesarse a lord: Melville (Dundas) el voto presidencial decidió que el ministro fuese acusado ante la Cámara de los pares. La cortedad de vista le obligó en 1817 a dimitir el cargo presidencial. Abbot fue nombrado entonces par con el título de barón de Colchester.

Abbot (Ezra)

Biog. Escritor religioso norteamericano. (N. en Jackson en 28de abril de 1819.) En 1872, habiendo seguido con grande aprovechamiento los estudios clásicos, llegó a ser profesor de interpretación y crítica del Nuevo Testamento en la escuela de Teología de la Universidad de Haward, posición que conservaba todavía en 1883. En 1852 fue elegido individuo de la Sociedad oriental americana, y en 1861 de la Academia americana de artes y ciencias. En 1864 publicó un libro titulado Literatura de la doctrina de la vida futura, en el cual cita los títulos de más de 5 300 obras diferentes sobre esta materia. Puso notas a varias traducciones de los Evangelios; coopero a la redacción del Diccionario de la Biblia, publicado de 1867 a 1870; contribuyó también a otras muchas tareas bíblicas en los Estados Unidos, y ha sido colaborador de multitud de periódicos y sociedades de literatura y exégesis bíblicas.

Abbot (Jorge)

Biog. Arzobispo de Cantorbery de 1611 a 1633. (N. en Guildford en 1562, de una familia pobre. M. 4 ag. 1633.) Su padre era tejedor. Por su aplicación al estudio fue elegido en 1597 maestro del colegio universitario de Oxford y después vicecarciller de la Universidad. En 1604 fue uno de los encargados de hacer una nueva traducción de la Biblia, y tradujo todo el Nuevo Testamento a excepción de las Epístolas. En 1609 fue nombrado Deán de Gloucester y en1611 Arzobispo de Cantorbery. Debió su posición a sus esfuerzos por mantener la autoridad y prerrogativas de la corona en materias eclesiásticas. En este cargo trabajó con gran celo para extender sus facultades y se mostró opresor y arbitrario en el tribunal eclesiástico contra los acusados. Antes de llegar a la Sede arzobispal había profesado las doctrinas del derecho divino de los reyes y de la obediencia pasiva; pero después, cuando las circunstancias le pusieron en oposición a la creciente influencia de su antiguo adversario Laud, se hizo más tolerante, así en religión como en política. Mostró suma entereza de carácter, resistiéndose a complacer al rey, que deseaba el divorcio de la condesa de Essex para que ésta pudiera casarse con el favorito Robert Carr, marqués de Somerset. El 24 de julio de1622, en una caza de ciervos, una flecha de su arco, mal disparada, hirió a un guarda de la posesión en que cazaba, y de la herida el guarda murió. De este acontecimiento se valieron los enemigos de Abbot para hacer que se nombrase una comisión que investigara el caso, la cual acordó que el Arzobispo necesitaba el perdón del Rey para continuar en el ejercicio de sus funciones. El Rey le perdono, pero Abbot se condeno a un ayuno de un mes, señaló una pensión vitalicia de 20 libras esterlinas a la viuda del guarda, y se retiró de los negocios públicos durante un año. Al siguiente, habiendo oído que el Rey pensaba dar un decreto de tolerancia a favor de los católicos, le escribió disuadiéndole de esta medida, y después se opuso abiertamente en el Parlamento al proyectado enlace del príncipe de Gales con una infanta de España. Auxilió a Jacobo I en su lecho de muerte, y se halló presente a la coronación de Carlos I en 1627. Fundó un hospital en G1uldford. Era hombre de conciencia, pero sin tacto, y dícese que de muy cortos alcances. Dejó varias producciones literarias y religiosas, entre ellas una exposición del Profeta Jonás y una Breve descripción del Mundo, que se publicó en 1636.

Abbot (Mauricio)

Biog. (N. en Guildford. M. en Londres 10 en. 1638). Hermano del anterior. Director de la compañía de las Indias orientales. En 1618 tomó parte muy activa en la conclusión del tratado con los holandeses concerniente al comercio de las islas Molucas. Representante de Londres en 1625. Lord corregidor en 1638.

Abbot (Jacobo)

Biog. Autor de muchas obras religiosas y de educación. (N. en Hallowell (América del Norte) en 14 de nov. de 1803. M. en Farmington el 31 oct. 1879.) En 1824 fue profesor de matemáticas en el colegio de Amherst, y en 1826 obtuvo las licencias para predicar. En 1828 abrió en Boston la escuela de niñas de Mount-Vernon, que dio excelentes resultados, y cuatro años después comenzó la serie de sus escritos publicando con el título de El Joven cristiano las conferencias dadas en la escuela. En 1834 organizó una iglesia congregacional en Roxbury (Massachusetts), a la cual renunció en 1838 en favor de su hermano Juan, para establecerse en Nueva-York. En 1845 estableció otra escuela para niños, y por último en 1855 dejó la enseñanza para dedicarse exclusivamente a escribir, hasta su muerte. Fue autor único de 180 tomos de obras de educación y colaborador de otros 31. Su ultima producción fue La ciencia explicada a los jóvenes, en 4 tomos impresos en Nueva York de 1871 a 1873. Su estilo es claro y sencillo, adaptado a la inteligencia de los niños y sobre todo moral y cristiano. Merecen mención su Historia de la Franconia, en 1O vol.; una serie de 40 libros de biografías de los hombres ilustres de todos los siglos y naciones, en que colaboró su hermano, y los libros de historia de Harper (nombre del editor), en 36 volúmenes.

Abbot (Juan)

Biog. Hermano del anterior, historiador y escritor religioso. (N. en Brunswick (Estados Unidos de la América del Norte) en 18 de set. de 1805.:M:. en 17 junio 1877.) A la edad conveniente se dedicó a la carrera eclesiástica. Su primera obra, publicada en 1833, fue La madre en casa, a la cual siguió pronto El niño en casa, que fueron admirablemente recibidas, y luego traducidas a la mayor parte de las lenguas europeas, así como por los misioneros de Asia y Africa. Escribió después las biografías de varios reyes y reinas; la Historia de Napoleón Bonaparte, al cual elogia extraordinariamente; a esta obra se da poco valor, como inspirada por el espíritu de partido; la vida de Napoleón en Santa Elena; la Correspondencia de Napoleón y Josefina; y la Historia de Napoleón III, tachadas del mismo espíritu; La Historia de la revolución francesa de 1789, la de la Guerra civil de América de 1863 a 1866; las Vidas de los presidentes de los Estados Unidos; las Historias de Austria, Rusia, España e Italia, y por último la de Federico II el Grande, publicada en 1871.

Abbot (Lyman)

Biog. Abogado y escritor religioso norte-americano, hijo tercero de Jacobo Abbot. (N. en Roxbury (Massachusetts) en 18 de diciembre de 1835). Se graduó en la Universidad de Nueva York en 1853, donde estudio derecho y publicó varias obras de jurisprudencia, unido con sus tres hermanos mayores, Benjamín, Vaughan y Austín, también abogados. Se separó luego de éstos; estudio teología; fue pastor de una iglesia durante un año: en 1870 publicó el Semanario Cristiano frustrado, y en 1871 se hizo editor y director del periódico La Unión Cristiana de Nueva York. En colaboración con dos hermanos suyos escribió dos novelas, que aparecieron bajo el pseudónimo de Benauly, nombre que contiene las iniciales de los tres autores. En 1872 entró como redactor literario en la famosa revista mensual titulada Harper\’s Magazine, de Harper, nombre de su distinguido editor.

Abbot (Roberto)

Biog. Teólogo inglés, hermano mayor de Jorge, arzobispo de Cantorbery. (N. en1560. M.1617.) Desempeñó elevados cargos eclesiásticos y escribió entre otras obras un tratado sobre la Supremacía de los reyes, contra las doctrinas de Bellarmino y Suarez, la cual le valió el obispado de Salisbury. Escribió de Antichristo; Espejo de las sutilezas papales; La exaltación del reino y sacerdocio del Oristo; de Gratia et perseverantia Sanctorum, etc.

Abbot (Abiel)

Biog. Eclesiástico americano. (N. en 17 ag. 1770 en Andover (Massachusetts). M. 7 jun. 1828.) Son muy interesantes sus cartas sobre Cuba.∞∞ABBOT (CARLOS, LORD TENTERDEN) ∞∞∞ Biog. Jurisconsulto inglés. (N. 1762. M. 1832.) Hizo grandes progresos en la magistratura, desempeñó altos cargos en los tribunales de justicia, gracias a la protección que le dispensó su amigo lord Ellenborough, y en 1827 entró en la Cámara de los Lords. Escribió una obra o tratado sobre las leyes relativas a la marina mercante (Londres, 1802).

Abbot (Carlos)

Biog. Botánico inglés; publicó en Belford en 1798 una obra notable.

Abbott (Samuel)

Biog. Filántropo y fundador del seminario teológico de Andover (Massachusetts). (N. en Andover 1732. M. en el mismo pueblo en 1812.) Para el sostenimiento de dicho seminario dejó 100 000 pesos. Ajustaba su conducta a máximas muy sabias, y especialmente a la siguiente: No elogies a ningún presente, ni denigres a ningún ausente.

Abd-allah-ben-abd-el-azis Piedra Seca

Príncipe de la familia de los Omeyas, gobernador de Toledo en tiempo de Almanzor, que conspiró contra éste, por lo cual fue privado de su gobierno y encerrado en su propia casa, de donde huyó para refugiarse en los Estados de Bermudo II de León. Vencido el leonés obtuvo la paz a condición de entregar al príncipe, quien cargado de cadenas y puesto sobre un camello, fue paseado ignominiosamente por las calles de Córdoba y encarcelado después. No recobró la libertad hasta que hubo muerto Almanzor.

Abdallah-Ben-Ayub

Biog. Jurisperito y escritor árabe, natural de Calatayud. Fue doctor en la escuela Malekítica de Granada, donde m. en 1166 a la edad de 100 años. Escribió una excelente obra jurídica dividida en 8 volúmenes.

Abd-Allah Ben Balquin Ben Badis

Biog. Rey de Granada, nieto de Badis, a quien sucedió en el año 107 4. Tuvo que luchar con los dos guerreros más temibles de su siglo, Rodrigo Díaz de Vivar y Yusef ben Texufin. Entró en guerra con Aben Abad Al-Motamid de Sevilla en ocasión en que el Cid Campeador había ido a esta ciudad a cobrar el tributo que Motamid pagaba a Alfonso VI; el Cid hizo saber al rey de Granada que no debía atacar al Sevillano, pues este era aliado de don Alfonso, y como los granadinos desatendieran sus advertencias v avanzasen hasta Cabra causando gran daño en el país, el Cid con sus caballeros y el ejército de Motamid les salió al encuentro y los batió en reñido combate. Poco después los reyes de Taifas llamaron en su ayuda contra los cristianos al victorioso almoravide Yusef ben Texufin, quien después de haber vencido a Alfonso VI en Zalaca, trató de conquistar los Estados de los reyezuelos que protegía, y su primera víctima fue el de Granada, Abd- Allah. Se present6 Yusef frente a los muros de esta ciudad, y Abd-Allah, que salió a recibirle como amigo, fue reducido a prisión en el año 1090. Otros historiadores muslimes dicen que cuando Yusef se presentó ante los muros de Granada, Abd-Allah le cerró las puertas obligándole a poner cerco que duró dos meses, al cabo de los cuales A bd-Allah consiguió el perdón para sí y su familia y le entregó la ciudad, siendo enviado o, Marruecos con su hermano Tamim, gobernador que había sido de Málaga.

Abd-Allah Den Batutahal-Lauati

Biog. Célebre viajero musulmán que n. en Tanger en el año 1303. Dedicó sus primeros años al estudio de las leyes, y habiéndose aficionado después a la lectura de obras de geografía y viajes, quiso ser testigo de las maravillas que leía, y en 1325 salió de su ciudad natal y como buen creyente se encamino a la Meca. De paso recorrió el Egipto e intentó remontar el Nilo. Cumplido su deseo de visiar la Persia y la Mesopotamia, volvió hacia Occidente, se dirigió a Aden, atravesó el mar Rojo e hizo alto en Abisinia, desde donde costeando la península arábiga, pasó luego a las islas del golfo Pérsico, famosas por sus perlas y sus aromáticos bosques, regresando a la Meca en 1332. Hizo una segunda expedición en Egipto hasta el Cairo y volvió a Asiria, desde donde, decidido a aventurarse en territorios menos conocidos, marchó al Asia Menor, se embarcó con dirección a Crimea y avanzó hasta Bolgar, capital de la Bulgaria. Las gentes de este país dijeron al viajero que más allá de los confines de su reino había un vasto desierto por el que había de caminar durante cuarenta días por lo menos para llegar al país de las Tinieblas, cuyos habitantes más parecían genios que hombres. Batutah. acometió la empresa de explorar aquel maravilloso pa1s; pero al encontrarse solo en el desierto perdio su entusiasmo, aquellas soledades sin fin le arredraron, y retrocedio hasta Constantinopla. Regresó luego al Asia, atravesó el país de Jiva y la Bujaria en el actual Turquestan, el Jorasán y el Kandahar, penetró en el valle del Indo, y pasando al otro lado del río, llegó a Delhi. Batutah visitó primero los puertos occidentales del Indostán, desde Cambaya hasta Calicut, y escoltado por juncos chinos que conducían los magníficos presentes del soberano de Delhi al Hijo del Cielo, se dirigió a la ciudad de Jambaluk o Pekin. Pero durante la noche una violenta tempestad echa a pique sus barcos, y las furiosas olas se apoderan de riquezas sin cuento. Batutah ya no se atreve a presentarse a Mohamed, abandona su servicio y se embarca para las islas Maldivas, donde permanece año y medio y se casa con tres mujeres.

Abdallar-Ben-Hidyari

Biog. Historiador árabe. (N. en España 1116. M. 1195.) Escribió una Historia de España, de la cual se han conservado algunos fragmentos.

Abd-Allah-Ben-Isa

Biog. Distinguido jurisconsulto, natural de Quinto, que murió en Valencia el año 1135.

Abd-Allah-Ben-Ismael

Biog. Sultán de Marruecos, hijo de Muley Ismael y de una esclava inglesa llamada por los moros Lala Janct, y hermano de Muley Ahmcd. Lala, inmediatamente que falleció éste en 1729, hizo llamar a su hijo que se hallaba en Tafilete, a donde había huido a la muerte de su padre para librarse de las iras de Ahmed. Entre tanto que llegaba Abd-Allah consiguió su madre ganarse la voluntad del guardia negra repartiendo el tesoro entre los soldados y jefes de la misma, con lo que consiguió que fuera proclamado sultán y reconocido por casi todas las ciudades del Magreb, prescindiendo por completo de Abu-Fers, hijo de Ahmed, que marchó o, refugiarse en las montañas del Sus. Unicamente se negó a reconocer a AbdAllah la ciudad de Fez, que fue conquistada por la fuerza de las armas. El nuevo sultán, que en los primeros años de su reinado se mostró muy humanitario con sus subditos, imitó luego la conducta de sus antecesores y aun les supero en barbarie y crueldad, pues se dice que con sus propias manos a los que tema por enemigos, que llegó a beberse la sangre de alguna de sus víctimas y a ahogar a inocentes criaturas. En 1732 intentó recuperar la plaza de Ceuta por consejo del célebre Riperdá que, fugitivo de España, había pasado a Manuecos, donde abrazó la religión musulmana tomando el nombre de Sidi Osman y fue perfectamente acogido por el sultán y sobre todo por Lala Janet, quien, según se cuenta, llegó a profesar a Riperdá un afecto demasiado íntimo. Puesto sitio a Tan gobernador D. Antomo Manso derroto por completo a los moros que perdieron tres mil hombres, el general Alí Den y Riperdá se salvarón a duras penas y Abd-Allah tuvo que renunciar o, la conquisa desdichada empresa hubo muchas conjuraciones contra la vida y el trono de Abd-Allah; la guardia negra alternativamente se decidía por el sultán o por sus competidores, y así estuvo el imperio convertido en un verdadero caos hasta el año 1742 en que Lala Janet, con sagacidad y mucho oro, consiguió que los negros apoyaran resueltamente el partido de su hijo. Este siguió gobernando hasta el mes de nov. de 1757 en que murió. Durante su reinado se abrieron los puertos de Marruecos a todos los europeos y se celebraron tratados de comercio con Dinamarca y Holanda.

Abd-Allah-Ben-Mohamed

Biog. Emir independiente de Córdoba, sucesor en 888 de su hermano Al-Mondhir a quien se supone que dio muerte, valiéndose del mismo cirujano de AlMondhir. Cuando empezo a reinar, árabes, berberiscos y españoles renegados se hallaban en abierta rebelión en campos y ciudades, los españoles de Elvira combatían contra la nobleza árabe, y ésta se hallaba profundamente dividida en Sevilla, a donde tuvo el Emir que enviar a su hijo, quien lo mismo que Omeya, uno de los mejores capitanes de la epoca y gobernador de Sevilla, se vieron en grave apuro, pues uno de los partidos o familias, descontento porque el Emir favorecía al partido enemigo, atentó contra la vida de aquellos, que fueron salvados por Yad, hermano de Omeya. No cesaron por esto los disturbios: Omeya fue muerto en un combate, y en el af10 891 continuaban las luchas intestinas en toda la provincia de Sevilla y casi toda la España musulmana se había emancipado de la obediencia del Emir; los gobernadores árabes solo ejecutaban las órdenes de éste cuando les convenía; las provincias hoy llamadas Estromadura y Alentejo estaban en poder de los berberiscos, y en la provincia de Oczonoba, o sea en el Algarve, reinaba un descendiente de cristianos. Pero el adversario más temible de Abd-Allah era indudablemente el famoso Omar-ben-Hafsun, cluel\’w de casi todo el territorio sitnado al S. del Guadalquivir. La situación era verdaderamente desesperada; Córdoba parecía una ciudad fronteriza expuesta de contínuo a los ataques del enemigo; el pueblo se quejaba de la inacción o cobardía del Emir; los soldados murmuraban porque no se les pagaba, el tesoro estaba vacío porque las provincias habían dejado de enviar sus contribuciones; el comercio arruinado; los artículos de primera necesidad a un precio exorbitante y el temor y el desaliento se había apoderado de todos los ánimos. Abd-Allah se decidió al fin o, jugar el todo por el todo y se preparó para atacar a Ornar. La suerte le favoreció, derrotó a su enemigo en Polei (hoy Aguilar) (891), tomó esta fortaleza, conquistó también a Ecija, y se dirigía contra Bobastro guarida casi inexpugnable de Omar, cuando obÍirrado por sus soldados que temían un desastre, o dentirada hacia Archidona. Pero Omar gano bien pronto el terreno que había perdido, se alió con los rebeldes de Sevilla y puso otra vez en grava cuidado al Emir, que salió de él reconciliándos9 con uno de los más poderosos señores sevillanos. Así pudo dirigir todas sus fuerzas contra el Mediodía en donde sus armas fueron casi siempre felices; en 903 tomó a Jaen, en 905 gano la batalla de Guadalbullón contra Omar, en 906 se apoderó.ele Cañete, en 907 obligó a Archidona a pagar tributo, en 909 tomó a Luque, en 908 a Baeza, y al año siguiente los habitantes de Iznajar sele sometieron. También la familia de los BeniCasi, que correspondia en el N. E. de España, gastó de ser temible para los Omeyas. En tal situación murió Abd-Allah el 15 de octubre de 912 a los sesenta y ocho años de edad y 24 de reinado.

Abd-Allah Ben Mohamed

Biog. Sultán de Marruecos, hijo de Mohamed, a quien sucedió en 1554. Hizo degollar a muchos de sus parientes, puso sitio a Mazagán, y en 1565 trató de recuperar a Tanger, que fue valientemente defendido por los portugueses. Sus excesos en la bebida le ocasionaron la muerte en 1574.

Abd-Allah-Den-Mohámad

Biog. Escritor árabe, natural de Riela. Habitó en Játiva donde se hizo celebérrimo por su doctrina y escritos. M. en 1104.

Abd-Allah-Ben-Mohamed Abul Walis

Biog. Historiador árabe. (N. en Córdoba 962. M. 1013.) Escribió una Historia de los poetas de Andalucía y un Diccionario biográfico de lo;más notables teólogos musulmanes)).

Abd-Allah Ben Mohamed Masloma

Biog. Príncipe o rey de Badajoz, de la dinastía de los Beni-al-Aftas, sucesor de Sabur-al-Amirí, fundador de dicho reino. Abd-Allah era oriundo de la tribu berberisca de Micnesa y natural del territorio llamado Fahs-al-Bolut (Llano de las Encinas o de los Castaños), y es más conocido con el sobrenombre de Aben-al-Aftas. Se ignora a punto fijo la época en que comenzó a reinar; pero los historiadores árabes le mencionan con posterioridad al año 418 de la Hégira, y por consiguiente debía reinar ya en el tiempo en que Bermudo III hizo en territorio portugués las incursiones de que habla el Cronicón Conimbricense.
Además se sabe que sostuvo guerras contra el cadí Casim de Sevilla, en las que cayó prisionero su hijo Mohamed (1030), que luego le sucedió en el trono, y que cuatro años después, en 1034, se vengó del anterior desastre destrozando en un desfiladero al ejército sevillano, acaudillado por Ismael, hijo de Casim.

Abd-Allah-Ben-Moslem (Mohamed-Addinauari)

Biog. Historiador árabe. (N. en Bagdad en 828. M. en 890.) Entre sus obras figura una Historia genealógica de los árabes.

Abd-Allah-Ben-Tai-Abul-Fauady

Biog. Médico, natural del Irak, que pertenecía a la secta de los Nestorianos. Escribió varias obras de teología y medicina, comentarios sobre Aristóteles y Galeno, y murió al terminar la primera mitad del siglo xi.

Abd-Allah-Ben-Yahia

Biog. Insigne jurisconsulto e inspirado poeta de Zaragoza. Habitó en varias ciudades del Asia, donde m. en 1166.

Abd-Allah Ben Yasin

Biog. Fundador y jefe de la secta y tribus llamadas Almoravides. En el año 1038 salió del Sus, su país natal, para predicar entre alunas kabilas del Sabara las doctrinas del Coran; entre las que aceptaron sus enseftanzas se distinguieron por su entusiasmo las de Lamtuna y Gudala, y habiendo reunido unos mil discípulos de los más nobles de dichas tribus, los bautizó con el nombre de Morabctin (religiosos), de donde deriva el nombre de Almoravides con que son conocidos los sectarios de Abd-Allah. Otras tribus que se negaron a adoptar la nueva religión, fueron vencidas y dominadas por la fuerza, llegando por último a dominar gran parte del Sudán y Magreb (Marruecos), y todo el país del Draa, y murió en una batalla en el año 1056, dejando por sucesor a su hermano Abu-Bcker ben Omar.

Abd-Allah Ben Yusef O Joseph

Biog. Insigne médico y filólogo, natural de Daroca, maestro de medicina en las escuelas de Córdoba. M. en 1120.

Abdallah-Ben-Zobair

Biog. Califa de la Meca, compañero de Mahoma y uno de los personajes más ilustres de los primeros tiempos del islamismo. Acompañó a los árabes en sus incursiones a Grecia y en la conquista de Egipto y el Africa. Vivio en continua lucha con los países extraños y con sus propios compatriotas. Los habitantes de la Meca le nombraron califa en 680 lo propio que los de Medina, que querían hacerse independientes de Yezid, califa de Siria; y, después de reinar doce años, murió de una pedrada en la cabeza que le arrojó un árabe de la tribu de Morad, en los momentos en que los ejércitos de su rival Abd-el-Melek le tenían estrechamente sitiado en la capital.

Abd-Allah-El-Amirida

Biog. Hijo de Aben-Abi-Amir-Almanzor, hijo de Hixem II, que conspiró contra su padre poniéndose de acuerdo con Abd-er-Rahmán-aben-Motarrif, virrey o gobernador de la frontera N. E. de España, para dividirse la península y reinar A bd-Allah en el S. y Abd-er-Rahmán en el N. Descubierta la conspiración, A bd- Allah buscó refugio en los estados de García Fernández, conde de Castilla, que vencido por Almanzor tuvo que implorar la paz y entregar al rebelde, condenado a muerte y ejecutado el 9 de setiembre de 990.

Abd-Allah El Zagal O El Valeroso

Biog. Hermano del rey de Granada Abul Hacen, a quien reemplazó en el trono en el año 1484. En el año anterior, cuando los castellanos penetraron en la Ajarquía de Málaga, fue contra ellos el Zagal y los desbarató con gran matanza. Era la época en que se combatían con gran encono los bandos y parcialidades de Granada, unos en favor de Abul Hacen y otros en defensa de su hijo Boabdil. Después gano éste gran popularidad, y muchos del partido de su hermano se propusieron levantarlo por rey, y así lo hicieron sin resistencia por parte de Abul Hacen. Propuso el nuevo rey a su sobrino reinar ambos en Granada y partirse el reino, quedando uno en la Alhambra y el otro en el Albaicín, y que hubiera paz en Granada para poder atajar las conquistas de los cristianos; así se hizo muy contra la voluntad de Boabdil, mas sin conseguir la deseada paz (V. Abd-allah o Abu Abdillah Boabdil), y cuando el Zagal tuvo que salir para contener a los cristianos que iban contra Velez-Málaga, su sobrino ocupó todos los fuertes de la ciudad y se establecio en la Alhambra. A pesar de la firme defensa que hicieron el Zagal y los suyos en la región de la actual provincia de Málaga, que con los territorios de Almería, Almuñecar y Alpujana constituían la parte del reino en que aquél gobernaba, fue tomada Velez-Málaga por los cristianos el 27 de abril de 1487, y a esta conquista siguió la de más de veinte lugares de menor importancia que había desde allí a Málaga, quedando así abierto el camino para acometer a esta ultima ciudad que también cayó en poder de los cristianos (V. MÁLAGA). Después los Reyes Católicos se dirigieron contra Baza, corte de la parte del reino que aun obedecía al Zag"-1. Los defensores, dirigidos por el bravo Cid Yahia., resistieron valerosamente; pero al fin hubieron de ceder, celebróse un armisticio, Cid Yahia informó a su soberano el Zagal, que estaba en Guadix, de la difícil posición de los sitiados, y éste le autorizó para capitular con las mejores condiciones que pudiera obtener. Ajustadas las capitulaciones el 4 de diciembre de 1489, los Reyes Católicos tomaron posesión de Baza e hicieron grandes mercedes y dieron cuantiosas rentas a Cid Yahia, quien convencido de la imposibilidad de resistir a los cristianos ofreció procurar que su primo Abd-Allah el Zagal entregase pacíficamente las ciudades de Guadix y Almería. Cumplió, en efecto, sn promesa: AbdAllah, fatalista como buen musulmán, reconoció que Dios había decretado la. caída del reino de Granada, pues de lo contrario su mano y su espada lo hubieran mantenido, y rindio a los cristianos las dos citadas plazas y toda la parte de la Serranía y Alpujarra de Granada que aun estaba por él (1490 y 1491), recibiendo Abd-Allah en equivalencia del perdido reino el distrito de Andarax, el valle de Alhanrín y la mitad de las salinas de Maleha. Poco después los moros de esta comarca se alborotaron contra el Zagal, y aunque el Rey Católico le ofreció ayuda para sujetar a sus vasallos, prefirió pasar al Africa; renunció parte de sus bienes y las salinas en su primo Cid Yahia, por cinco millones de maravedises vendio al rey de Castilla las veintitres villas y aldeas que le pertenecían en Andarax y valle de Alhaurín, y con muchas riquezas marchó al Africa donde fue despojado de sus bienes y vivio pobremente.

Abd-Allah Oshman

Biog. Sultán BeniMerín de Marruecos, sucesor de Solimán ben Abcl-Allah (Abu-er-Rebí), por sobrenombre Abit Said, proclamado con gran entusiasmo porque era hijo del célebre Abu Yusef Yacub. Dio gran incremento a la marina, edificó una gran Academia en Fez en el año 1320, y otra en 1323, y las dotó de cuantiosos bienes para sostenimiento de los muchos maestros que en ellas enseñaban teología y ciencias exactas. Las posesiones que los benimerines tenían en Andalucía, y que eran Algeciras y Ronda, se aumentaron ahora con la toma de Gibraltar en 1316, año en que la flota marroquí destruyó a las cristianas en las aguas del estrecho. Su hijo AH Omar, que gobernaba el país de Tafilete y del Draa, se sublevó y pretendía alzarse con la soberanía de todo el Magreb, sostuvo muchos y reñidos combates con los ejércitos de su padre, y sólo la muerte del rebelde puso fin a la guerra civil. Poco después murió también Abu Said.

Abd-Allah Yusef

Biog. Sultán de Marruecos de la dinastía de los Beni-Merín, más conocido con el nombre de Abu Yacub, hijo de A bu Yusef Yacub, a quien sucedió en el año de 1286. Se hallaba en Fez cuando tuvo noticia de su proclamación, e inmediatamente se dirigió a Algeciras donde había muerto su padre. Luego tuvo una entrevista con el rey de Granada, a quien cedio todas las posesiones que en España tenía, quedándose sólo- con Algeciras, Ronda, Tarifa y Guadix, confirmó las paces con el rey de Castilla, y al siguiente año de 1287 regresó a Marruecos, donde supo que su primo Mohamedben-Edris se había sublevado y proclamado sultán. Este y sus hijos fueron vencidos y condenados a muerte. Hubo después otras muchas insurrecciones, siendo la más importante la que ocurrió en el Sus-el- Aksa, donde se había declarado independiente El-Hax Talha, cuyo ejército fue destrozado por Abu Alí, sobrino de Abu Yacub, quien cortó la cabeza a El-Hax Talha, la cual fné enviada a Rabat Tara, sobre cuyas puertas estuvo colgada durante el reinado de Abu Yacub. El mismo emir se vio obligado a dirigir una expedición contra los árabes del país del Draa, que infestaban los caminos de Sijilmesa a Tafilet, robando a las caravanas que iban y venían del desierto. Al frente de 12 000 rnerinidas llegó Abu Yacub hasta las fronteras del Sallara, donde dio a los árabes una terrible batalla, en la que los derrotó, y envio las cabezas de los más principales a las ciudades de Fez, Marruecos y Tafilet. Al año siguiente (1288) venció a uno de sus hijos que se había apoderado de la ciudad de Marruecos, apellidándose emir. Dos años más tarde pasó Abu Yacub a España para hacer la guerra santa, pues la alianza entre él y el rey de Castilla guedó rota en el momento mismo en que don Sanchc IJ! Bravo se creyó con suficientes fuerzas para hacer la guerra al marroquí. Poco después tuvo lugar el sitio de Tarifa por las tropas merinidas (pues ya había sido conquistada por el rey castellano, ayudado por el rey de Granada con quien había firmado la paz), mandadas por el infante don Juan, hermano y enemigo del rey don Sancho. Esta plaza fue defendida por el inmortal Alfonso de Guzmán el Bueno, de cuya firmeza y heróico sacrificio largamente nos hablan nuestras historias. Abu Yacub, por más que lo intentó en varias de sus expediciones, no pudo conseguir apoderarse de ninguna plaza fuerte de la Península. Ultimamente consagró sus cuidados a pacificar sus estados, pues por todo el Magreb había descontentos, y apenas pasó un año durante su reinado en que no tuviera que combatir a algún revoltoso o que apagar algunas chispas de insubordinación. Dos deudos suyos, a quienes había reducido a la obediencia y que venían a Fez bajo seguro del sultán para prestarle homenaje, fueron muertos por Abu Amer, hijo del emir. Este, que era bastante justo, desterró a su hijo al país del Rifen castigo de su traición y alevosía. Sostuvo guerras con Othmán, rey de Tlemcen, a quien encerró y cercó en su capital durante 9 años, aunque sin poder tomarla, por lo que levantó una fuerte ciudadela y construyó casas, formando así una ciudad enfrente de Tlemcen que se llamó Nueva Tlemcen o el Mansura, con lo gue tenía siempre.en jaque a Othmán. Durante el sitio de Tlemcen, en 1305, los musulmanes andaluces se apoderaron de la plaza de Ceuta y derrotaron al hijo del emir. Al año siguiente fue asesinado Abd-Allah por uno de sns esclavos, y su cadáver, trasladado a Salla, fné sepultado al lado del de su padre, cuyos sepulcros se conservan todavía y son muy visitados por los moros. (Descripción histórica y breve reseña de sus dinastías o apnntes para servir a la historia del lvfagreb, por el Rdo. P. Fr. Manuel Pablo Castellanos.)

Abbas I El Grande O Chah Abbas Bahadur Jan

Quinto chah de Persia de la dinastía de los Sofíes (Sefewies). (N. 1567. M. 28 en. 1628.) Fue tercero y último hijo de Mohamecl-Joda-Bendeh. Sólo contaba diez y ocho años cuando, en 1586, murió su padre; pero obernaba ya la importante provincia de Jorasan. Mientras su hermano Ismail III subía al trono de Persia por el asesinato de su hermano Hamsa, hijo mayor y sucesor de Jocla-Bendeh, Abbas se proclamó soberano independiente del Hcrat (5 dic. 1587). No tardó Ismail en caer a su vez víctima de una conspiración dirigida por el preceptor de Abbas; y Abbas entonces empuñó el cetro de Persia tinto en sangre de sus dos hermanos mayores (1589). Abbas trasladó entonces su residencia de Kazuin a Ispahán. En aquel tiempo el territorio de su gobierno estaba ocupado por los usbekos, y, no pudiendo tomará Herat la capital, tuvo que contentarse con dejar guarnicion en algunas ciudades de las inmediaciones, hasta que al fin, en 1597, los usbekos fueron derrotados por los persas, y por largo tiempo quedó libre el Jorasán de sus incursiones.
En virtud de un tratado con la Puerta Otomana, reconoció y garantizó a Turquía la posesión de las conquistas hechas a Persia en los reinados anteriores. Conquistó (de 1590 a 1600) el Guilán y muchas otras comarcas, con lo cual obtuvo la sumisión de casi todo el Afganistán otomano. Declaró por último guerra a la Puerta, causa constante de perturbaciones en las provincias occidentales de Persia, y no tardó en verse dueño de todo el territorio de la antigua dominación de los Sofíes, a consecuencia de la famosa victoria de Basara que en 1605 gano a los turcos, a quienes en los años siguientes quitó extensos territorios al occidente del Tígris y del Éufrates. En 1611 impuso a Ahmet I las condiciones de un tratado de paz que garantizaba a Persia la posesión del Schirvan y del Kmdistan, y supo sacar provecho poco después de las contiendas que perturbaron el imperio otomano en los breves reinados de Mustafá I y de Osmán II. La Puerta, que había violado las estipulaciones de la ultima paz y fomentado rebeliones en Georgia, se vio obligada a firmar en 1617 un nuevo tratado con el Chah Abbas, cuya fama por tantos triunfos resonaba ya por toda Europa.
En un acceso de desconfianza, Abbas mandó matar al mayor de sus hijos, Sefy-Mirza, y poco después hizo sacar los ojos a otros dos hijos suyos. Por la misma época convidó en Kaswin a varios khanes de cuya lealtad sospechaba, les hizo servir bebidas envenenadas, y se gozó con el espantoso espectáculo de sus horribles agonías. Estos son sólo algunos rasgos del carácter de este famoso Chah de Persia, denominado el Grande, y cuya magnificencia elogiaban viajeros, embajadores y hasta misioneros, cuyas predicaciones toleraba. Manifestó mucha amistad al Papa, por considerarlo como el mayor enemigo de los turcos. A pesar de su ferocidad, cuéntase que Abbas sintió dolor tan profundo después del asesinato de Ssefy-Mirza, que durante diez días no quiso ver la luz, se impuso la penitencia de sufrir los horrores del hambre durante igual espacio de tiempo, y el resto de su vida vistió siempre de luto. Además hizo que el cortesano matador de Ssefy-Mirza cortase la cabeza a un hijo suyo, y al ver el dolor del pobre cortesano le dijo: Consuélate con la seguridad de no ser más infeliz que lo es tu rey.
Abbas sacó también provecho de las disidencias religiosas de sus subditos, divididos en schyitas (u ortodoxos), y en sunnitas (o herejes).
Abbas sólo tuvo sentimientos afectuosos con un hijo de Ssefy, Abul-Nazr-Saam-Mirza, s quien nombró heredero suyo.
Abbas I hizo a Persia potencia de la mayor importancia. Los enviados del Gran Mogol Akbar, los del Dekcbar y de Golconda se encontraron en la corte de Abbas con los representantes de Rusia, de Inglaterra, de España, de Portugal y de los Estados de Holanda. A todos deslumbraba con esplendorosa magnificencia, y ninguno quizás sorprendio nunca un solo secreto de su artera politica: pues mientras los entretenía con fiestas suntuosas, llevaba a término los planes más contrarios a los intereses que los embajadores debían defender. Los portugueses Ormuz, a la entrada del golfo Persico, desde que en 1507 la ocupó Alburquerque. Era Ormuz centro entonces del comercio de la India. Abbas veía con ojos de envidia tal prosperidad, y, comprendiendo mal el orígen de riqueza tanta, fruto del comercio y de la industria de los portugueses, decidió con riquísimos regalos y magníficas promesas a la compañia inglesa de las Indias a convertirse en instrumento de la destrucción de tan rico emporio comercial, y en 1622 cayó Ormuz en poder de las fuerzas anglo-persas; desdichada conquista y de resultados nulos para Persia, porque Ormuz perdio toda su importancia al salir del poder de Portugal, y los ministros del Chah Abbas hicieron abortar todas las tentativas de los ingleses para reemplazar a los portugueses en el comercio del golfo Pérsico.
Murió Abbas I en su palacio favorito en Ferahabad a los 41 años de su reinado. Según el viajero Herbert, Abbas era pequeño de estatura de ojos animados, pero chicos y sin cejas, nariz gruesa y aguileña, barba en punta y afeitada a la usanza pérsica, bigotes largos, espesos y rizados.
Más dichoso o más hábil que muchos emperadores otomanos a quienes costó la vida el intento do suprimir el cuerpo de los jenízaros, Abbas consiguió desde los principios de su reinado, disolver los Kurchis, milicia pretoriana, tan audaz y turbulenta como la de los jenízaros, y que disponía del trono de Persia so pretexto de ser su garantía y apoyo principal. Ispahán, la nueva capital de Persia, debe al Chah Abbas I sus magníficos monumentos, entre otros el Meidán, plaza publica de pórticos y hermosos edificios y la provincia de Mazenderán le debe su calzada que la ha hecho la comarca más floreciente de Persia. Esta calzada, subsistente aun, partía del mar Caspio y tenía 100 leguas de largo por 17 toesas de ancho. Sus puentes, son de tan sólida arquitectura, que no han necesitado reparaciones todavía. El pueblo persa conserva de Abbas un magnífico concepto, y hasta le atribuye milagros; ¡que los crímenes se olvidan ante los esplendores del éxito!

Abbas Ii

Chah de Persia. (N. en 1631. M. en 1666.) A la edad de 13 años sucedió a su padre Sofí. Niño aun, su padre mandó cegarle con un hierro ardiendo; pero el eunuco encargado de cumplir tal orden, tuvo lástima y desobedeció. El jóven Abbas se fingió ciego hasta el instante en que Sofí, sintiendo aproximarse su fin, se arrepintió de su crueldad: entonces el eunuco le aseguró que poseía un remedio eficaz y milagroso para devolver la vista a los ciegos, y fingio hacer la prueba en el hijo del moribundo monarca. El Chah Abbas II reino 25 años en relativa tranquilidad. Era hombre de costumbres relajad1simas y depravadas. En sus horas de templanza aparecía generoso y hospitalario; pero durante sus orgias se entregaba a los actos más atroces. Siempre fue benévolo con los europeos y con los cristianos en general.
A Dios toca, y no a mí, decía, juzgar la conciencia de los hombres.Abbas II recupero a Candahar y supo conservarse en paz con la Puerta. Casi todos los soberanos de Europa, así como los de la India y Tartaria le enviaron embajadores. Murió de un absceso sifilítico con que le contagió una mujer que en vano le manifestó estar enferma. Fue sepultado en Jom en una magnífica tumba.

Abbas Iii

Biog. Último Chah de Persia de la dinastía de los Sofíes. (N. 1731. M. 1736.) Fue soberano meramente nominal de Persia durante los primeros años de la usurpación de Nadir Shah, que destrono a Chá-Tahmasp en agosto de 1732. El hijo de Tahmasp era entonces un niño de ocho meses. Pensando Nadir que no había llegado todavía la hora de ceñirse la corona de Persia, colocó a este niño en el trono y asumió el título de regente del imperio. Pero, a los cuatro años, la muerte de Abbas III puso final este estado de cosas: según al unos dores, la muerte fue natural; según otros, NadirShah quitó de en medio aquel obstáculo a su usurpación.

Abbas-Ben-Abd-El-Motálib

Biog. Tío y discípulo de Mahoma. (N. en la Meca hacia 566, cuatro años antes que el legislador de los árabes. M. 652.) Fue el penúltimo de muchos hijos que Abd-el-Mottalib tuvo en Notayla, hija de Janab. A la muerte del padre, Abbas, de edad de trece o catorce años, fue elegido para sucederle en el importante cargo de Sicaya, o distribuidor a los peregrinos del agua Santa del pozo de Zemzem. Abbas se convirtió tarde a la religión delprofeta su sobrino; pero nunca fue enemigo suyo, antes bien secretamente le favorecía con su influencia, aun militando ostensiblemente en las filas de los adversarios. Cuando el profeta había ya comenzado sus predicaciones y estaba a punto de recibir juramento de fidelidad de los pocos habitantes de Medina que primero se habían convertido, aparece Abbas, a pesar de ser todavía infiel, arengando a los neófitos en una entrevista nocturna en términos nada hostiles a Mahoma. Seguramente Abbas, que había acumulado grandes riquezas en la Meca, no se atrevía a declararse en favor de su sobrino, por no perder sus bienes e influencia, ni incurrir en la venganza de los Koreischitas enemigos de Mahoma, y, en general, de los habitantes de la Meca que obligaban al profeta a expatriarse. En efecto, Abbas tuvo con Mahoma correspondencia secreta, en la cual le informaba de los proyectos de sus enemigos; y, aunque combatió bajo las banderas de estos en Bedr, probablemente sería porque la astucia o el temor le obligaran a ello. Desde principios de la campaña propalaba entre los habitantes de la Meca profecías que anunciaban la derrota de los de la Meca, y esta conducta, que probablemente tenía por objeto sembrar el desaliento entre los Koreischitas, ocasiono violentísimo altercado entre uno de sus jefes, Abu-Jahi, y Abbas. Así, pues, se comprende que, al ver Mahoma acercarse a sus enemigos al pozo de Bedr, en cuyas inmediaciones fue la refriega, dirigiera a sus muslimes (salvadores) esta exhortación: Me consta que entro los Koreischitas hay muchos que contra toda su voluntad vienen en armas contra nosotros; entre ellos los hijos de Haxem. Por tanto, aquellos de vosotros que conozcan a los hijos de Haschem no los maten: sobre todo que no muera mi tío Abbas. La victoria de los salvadores fue completa: setenta Koreischitas quedaron en el campo de batalla y otros setenta prisioneros. Entre estos se hallaba Abbas, a quien por lo pronto amarraron los vencedores como a los demás con fuertes ligaduras. Mahoma aquella noche no podía dormir; y, preguntándole los suyos la causa de su insomnio, respondio: Oigo dentro de m1 los gemidos que arranca a mi tío Abbas el rigor de sus ligaduras. Hízole desatar y ya entonces se durmió. Días después, Abbas alcanzó su libertad mediante el pago de su rescate; y, como él era el más rico de los prisioneros, tocóle pagar más que ningún otro. Abbas volvió a la Meca, donde, aunque afecto de corazón a la causa de su sobrino, continuó todavía desempeñando sus funciones, hasta el día en que los Koreischitas rompieron el tratado de paz que, después de muchos combates, habían pactado con el profeta. Entonces salió Abbas de la ciudad y se fue con todos los suyos a engrosar el ejército del profeta, quien, a la cabeza de diez mil hombres, marchaba contra la Meca. Distaban ya poco de las murallas, cuando Abbas, para evitar todo derramamiento de sangre, resolvio demostrar a los Koreischitas la inutilidad de la resistencia. Salió, pues, del campamento de los musulmanesó salvadores montado en la mula del profeta, y, habiendo oído la voz de Abu-Sofián, jefe de la tribu de Koreisch, que por su parte andaba ejecutando un reconocimiento, lo llamó, subiólo a las aneas de la mula y lo condujo al campamento del profeta, lo convirtió y obtuvo para él el perdón de su incredulidad. La conversión no parece que debió tener mucho de espontánea, pues pasó así, según Abulfeda. Dijo el profeta: iNo sabes, Abu-Sofian, que no hay más Dios que Dios! -Sí que lo sé, respondio Abu-Sofian. -Pues entonces i cómo has tardado tanto en reconocerme como profeta de Dios – Porque en eso tengo duda. -¡Desgraciado, interrumpió Abbas, el tío de Mahoma: da testimonio de que lo reconoces, o caerá tu cabeza de tus hombros!- Y entonces Abu-Sofian rindio testimonio..La Meca vino luego a poder de Mahoma, quien abolió todos los ritos paganos, pero conservó el cargo de Sicaya o distribuidor de las aguas del pozo de Zemzem, en el cual confirmó a su tío. Desde entonces Abbas, que, además de este privilegio, alcanzó otros que ligaron su bienestar y el de su familia a la causa del Profeta, continuó sirviendo a Mahoma abiertamente, ya con su inteligencia en los consejos, ya con su brazo en los campos de batalla. Así, pues, Mahoma le demostraba todo el respeto que un hijo debe a su padre. Cuando el profeta murió, Abbas presidio los funerales: compuso versos en loor de su sobrino y continuó gozando al lado de sus sucesores de la mayor consideración. El territorio de Hedjaz padeció tal sequía el año 18 do la Hégira, que de sed perecían hombres y ganados.

Abbas-Bajá

Biog. Virrey de Egipto. (N. en 1813 en Yedda, Arabia. M. en 1854.) Hijo de Yusuf-Bey, que murió en 1818 y era el hijo mayor del célebre Mehemet-Alí, sucedió Abbas en nov. de 1848 a Ibrahim Bajá, su tío, reconocido como virrey de Egipto por la Puerta Otomana (V. Ibrahim-baja). Abbas era gobernador del Cairo, pero iba en peregrinación a la Meca cuando sucedió la muerte de su tío que no había reinado más que cuatro meses (desde junio hasta 10 nov. 1848). Desembarcó Abbas el 19 de dic. 1848 en Alejandría y fue reconocido como sucesor de Ibrahim Bajá. En enero de 1849 fue á Constantinopla y ahí recibió solemnemente de manos del Sultán la investidura del virreinato de Egipto. Abbas-Bajá se educó en el Cairo; y, a diferencia de los otros individuos de la familia de Mehemet-Alí educados en las escuelas de Europa, era musulmán de corazón y poco dispuesto, por tanto, a reformas europeas.

Abbas-Mirza

Biog. segundo hijo del Cha o Xa de Persia Feth-Alí, que nació en 1785, fue proclamado heredero del trono en vida do su padre, y aunque no llegó a ocuparlo, pues murió en1833, un año antes que Feth-Alí, ejerció gran influencia en su país y durante mucho tiempo llamó la atención de los pueblos europeos. Su hermano mayor Mohamed-Alí-Mirza no pudo menos de ver con recelo y envidia la preferencia obtenida por Abbas, y bien puede afirmarse que la muerte de Mohamed, ocurrida doce años antes que la de éste, evitó a la Persia los desastres de una guerra civil. La diferencia de caracteres de los dos hermanos acentuaba más su rivalidad: el mayor era hombre de mucho valor personal, de caracter firme y enérgico, arrogante con sus iguales y orgulloso con los inferiores; Abbas, sin carecer de valor, era muy afable, guardaba siempre las formas y hacía gala de sentimientos nobles y caballerescos. Vivían en la época en que Persia empezaba a entrar en el círculo de acción de la diplomacia europea, y en las relaciones con las grandes potencias tomaron los dos hermanos actitud distinta. Mohamed, encargado del gobierno de la provincia de Kermanchah, puede decirse que era el jefe del partido nacional, se negaba resueltamente a que sus soldados aceptaran la táctica y la organización militar de los extranjeros, y se oponía a toda clase de reformas políticas y administrativas. Abbas, por el contrario, mostraba gran afición a las costumbres europeas, aspiraba a que su país pudiera rivalizar con los extranjeros así en las artes de la paz como en las de la guerra, y sobre todo procuraba el engrandecimiento militar de Persia. Ya en su tiempo se vislumbraban con toda claridad los intentos de Rusia; por la paz de Gulistan (1814) Rusia reconoció como heredero del trono de Persia al príncipe elegido por el Cha, y al mismo tiempo estableció una especie de embajada perdió por fin la guerra entre Rusia y Feth-Ali, con gran desgracia para Persia que dos años después, el 27 de feb. de 1828, tuvo que firmar la paz de Turkmandschai. Al año siguiente el populacho de Teherán se amotino contra el personal de la legación rusa, y para dar satisfacción al Tsar, Abbas Mirza, por orden de su padre, marchó a San Petersburgo a ofrecer toda clase de excusas, donde fue acogido con grandes distinciones y señaladas muestras de aprecio. Regresó a Persia, murió en 1833 y fue reconocido como príncipe heredero su hijo Mohamed, que al año siguiente, por muerte de Feth-Alí, ocupó el trono.