Abisinia

Territorio del África Oriental, en la parte E. de la cuenca superior del Nilo. Abisinia deriva de la voz árabe Habasch o Habesch, compuesta de otras dos, Hab y Basch que significan raza o pueblo mezclado. Los portugueses formaron del citado nombre el vocablo Aliesi, convertido por los franceses en Abissin. El verdadero nombre de la tierra no es Abisinia, sino Etiopía, por lo que sus naturales quieren que se les llame Etiopai o etíopes. V. Etiopía.

Situación Y Limites

Esta situada en la zona tropical del N., próximamente a igual distanci:t del Ecuador que del Trópico de Cáncer, entre los 8° y 15° de lat. N. y los 40° y 44° de long. E. Sus límites geográficos son: al N. la Nubia y el país de Bogos, al E. la Gnm cordillera llamada Etiópica y las llanuras de los Adals y de los Danakil, en el litoral del J\\!Iar Rojo, al S. las montañas o alturas de los países de Yimma, Enarca, Liben y Guraga que forman la probable divisoria entre las aguas del Nilo y las del Yuba, y al O. la región más oriental de la Nigricia, o mejor dicho, los países que riega el río Abai o Bahr-el-Adsrek, el Guedaref, el Knara, el Dar Jungüi y el Dar Fadsogl. Los límites políticos no pueden fijarse con exactitud porque han variado y varían con gran frecuencia; así, por ejemplo, el reino de Xoa, al S., es hoy independiente, y la provincia de Zebul, situada en la vertiente oriental de la cordillera etiópica, se considera como parte del reino de Abisinia.

Extensión Y Población

La primera puede apreciarse en 500 000 km cuadrados, es decir, la de España. La población ha sido calculada por varios viajeros, hace más de 50 años, en seis millones de habitantes; pero esta cifra, según Abargues de Sostén, es por lo menos exagerada en dos millones y medio, pues la mayor parte de la Abisinia está deshabitada. Con la indicación de Abargues convienen los datos que apunta Reclus en su Nouv. Geog. Univ., pues da como población de la Abisinia propiamente dicha 2 millones de almas, y del Xoa 1 500 000. La densidad es de unos 7 habit. por km cuadrado; pero conviene tener en cuenta que la población está muy desigualmente repartida y que mientras en unas provincias o regiones apenas hay 3 o 4 hab. por km, en otras, como en el Xoa (40 000 km) hay 37.

Configuración Y Aspecto General

Es una gran meseta, o mejor dicho, una serie de mesetas sobrepuestas, surcadas por multitud de quebraduras desiguales en profundidad y formas. No hay palabras, dice Abargues, para describir los bizarros, encrespados y caprichosos horizontes que resultan; las montañas que cortadas bruscamente en sentido horizontal, ora semejan murallas en ruinas, ora redondas cúpulas o erguidos picos que parecen las puntiagudas torres de cien iglesias; los basaltos que fingen en su desarrollo inmensa tubería de gigantescos órganos, y la manera con que todas estas excrescencias se penetran, se chocan y se escalan las unas a las otras, y que a lo lejos se funden con las nubes y el celaje con singular armonía, más bellas aún cuando todas estas maravillas se contemplan a la luz del crepúsculo en que ofrecen el aspecto de un mar tempestuoso. La meseta se va elevando gradualmente a partir de las arenosas playas del mar Rojo; se extiende hacia el N. O.; baja para constituir la cuenca delTakaze; vuelve a elevarse hacia el S. 0., y entre aquel río y el lago Tsana y Nilo Azul alcanza su máxima altitud. Hacia el E., surge la gran arista llamada cordillera Etiópica, que cae en la llanura de los Adals por escalones sucesivos, de más rápido y corto desarrollo al N. que al S., donde la cordillera se ramifica en la prov. de Zebul y en el reino de Xoa. La citada cordillera parece resultado de una conmoción física que, levantando el coste., hizo desaparecer acaso ríos y ciudades situados en la desembocadura de éstos. Al S. del Abai y del lago Tsana vuelve a elevarse el terreno y forma el grupo montañoso del Goyam. La altitud media de la meseta es, de 2 000 a 2 500 m., y sobre ella las cimas m;\\s altas llegan casi a los 5 000 m.

Montañas

Resulta, pues, que los mayores relieves orográficos de Abisinia son la cordillera Etiópica al E., los montes Samien o Semien en el Centro y los montes Goyam al S. La primera, llamada en algunas cartas antiguas Spina Mundi, es el reborde oriental de la meseta, que sigue de N. a S. la dirección del meridiano. En la parte septentrional la zona montañosa tiene poca anchura, unos 100 km contando los contrafuertes y ramales laterales. Hacia el centro y S., hay ya varias cordilleras paralelas, conocidas en el país con el nombre de Rora. Entre los paralelos 12 y 13, estribos, ramales y cordilleras secundarias avanzan hacia el E. y forman un verdadero laberinto de montañas, unidas principalmente al S., por cadenas de colinas, con las altas mesetas etiópicas, de las que se distinguen sin embargo, tanto por su flora como por su estructura y formación geológica (V. Zeeul.). Las cumbres más elevadas de la cordillera etiópica se hallan al N. (Guedem, Sueira, Gondegonta y Adisuba). En el interior de la meseta etiópica, al E. del Takaze, las montañas principales son el Semiata (al E. de Adua), el Aladyeh y el Yinamora (al N. E. dé Sokota) y el Imaraha más al S.
En el Semien (Samen, Semen, Semien o Semiene, es decir, Norte o país frío) se encuentran las más altas cimas de Abisinia. Se creía hasta hace poco que la más elevada era el Deyam (de 4 400 a 4 600 m.). Abargues rectificó las altitudes; los barómetros le dieron 4 631 m. para el Deyam, y 4 917 para el Bajuit. Ambos montes con toda la region montaí1osa del Semien están situados entre el rio Takaze al N. y E. y sus afluentes Menna al S. y Sarima al O. El Bajuit, punto culminante de toda la meseta Etiópica, está en los 13° 12\’ lat. N. y 41o 40\’ long. E. Al S. del Semien y E. del lago Tsana están los montes Sos Amba, Debra Sína y Guna.
En el Goyam los montes Talbo Uaha tienen altitudes inferiores a las del Semien. La cumbre más elevada no llega a los 3 700 m. Estas montañas bajan en rápido escarpe al E. y N.; la pendiente es suave al O. hasta los países de los Gumus y Berta.

Geología

Desde el punto de vista geológico hay gran semejanza entre los macizos montañosos de la Abisinia y los inmediatos de la Arabia. Las formaciones son idénticas y por consiguiente las montañas tienen poco más o menos los mismos contornos, el mismo aspecto general, casi la misma vegetación. En la parte extrema oriental el gneis, el granito, los esquistos y las lavas alternan con las arenas, las arcillas y los conglomerados de la zona árida. En general, en la meseta y montañas del centro predominan las lavas, traquíticas o basálticas, cubiertas de tierra roja o amarillenta, que contiene gran cantidad de hierro. En muchos parajes se encuentran columnatas basálticas parcialmente trasformadas en masas de arcilla rojizas. El rojo es el color dominante en las rocas abisinias; aún las venas de cuarzo están matizadas de rosa por el óxido de hierro. El Semien se compone también por completo de rocas eruptivas, traquitas y basaltos. Es, pues, la Abisinia un país volcánico; no hay cráteres en erupción, pero se encuentran volcanes apagados en la parte oriental de la meseta. Fuera ya de la Abisinia propiamente dicha, en el extremo de un contrafuerte de la meseta al S. O. de la bahía de Anfila, hay todavía un volcán en actividad, llamado por los naturales Afar Artali u Ortoale, o sea monte del httmo; más al E. son numerosos los cráteres y las solfataras.

Lagos Y Ríos

Una vasta depresión en la región del Sur, forma el lago más considerable del territorio, que recibe los nombres de Tsana y Dembea. Tiene este lago una longitud de cerca de 7 5 km y una anchura de 40, y su altura media sobre el nivel del mar Rojo es de unos 1 900 metros. En él afluyen por el N. y E. el Saruha, el Gorambe, el Gomara, el Reb, el Gumara y otros ríos de poco curso. Al E., en los límites orientales de la Abisinia, hay otros tres lagos mucho más pequeños, el Axengui, el Haie y el Ardibbo.
El territorio de la Abisinia está regado por dos grandes vías fluviales, el Abaí y el Takazc. Nace el primero de estos ríos a alguna distancia al Sur del Tsana, en las montañas de Goyam, a una altura de más de 1800 m.; atraviesa el extreme Snr del lago, y describe después una vasta espiral, que forma en parte el limite meridional ole Abisinia, antes de atravesar la frontera de Fazogl y de entrar en las llanuras de Senaar, donde recibe el nombre árabe de Bahr-el-Adsrek, o río Azul. En opinión de los abisinios, el Abai es el origen del Nilo, opinión propagada en Europa por las antiguas relaciones portuguesas, y de cuyo error no se ha salido hasta los tiempos actuales. Bruce visitó en 1770 los orígenes del Abaí, a consecuencia de lo cual pretendió haber descubierto las fuentes del Nilo, sin embargo de f]Ue muchos misioneros portugueses, entre ellos el P. Paez y el P. Lobo, habían descrito perfectamente aquellos orígenes a principios del siglo xvrr. El Takaze desciende de las alturas que forman la elevación oriental del país, hacia los 12° de lat. al S. del monte Imaraha; baja hacia el Oeste, se eleva de nuevo al Norte, vuclve otra vez hacia el Oeste y después de haber atravesado ras llanuras occidentales inmediatas a la Nubia, pierde su nombre al reunir e al Atbara, río menos considerable, que tiene su origen en las inmediaciones del lago Tsana, y que, algunos centenares de leguas más arriba, va a engrosar el caudal del Nilo, razón por la cual, algunas relaciones antiguas confunden a éste con el Atbara. El Mareb es otro río del extremo Norte de Abisinia, notable solamente por sus desapariciones y apariciones periódicas, según las estaciones. Al S. E., y no lejos de las fuentes del Takaze, nacen los ríos Addifuha y Melle, que corren hacia el E., y unidos van a desembocar en el Hauax, en el país de los Danaris Galas. Ninguno de los ríos de Abisinia es navegable, tanto por la configuración misma de sus valles, como por la escasa profundidad de sus caudales, la extrema rapidez de sus corrientes, y las frecuentes cascadas por que se precipitan.

Clima Y Producciones Naturales

A causa de la especial configuración de Abisinia, existen regiones naturales cuyo clima difiere según las alturas, y con el clima las manifestaciones todas de la naturaleza. Los abisinios dividen su país en tres grandes regiones; Dega, o tierras altas, Kola, o llanuras inferiores, y Uaina-Dega, o provincias intermedias. Las tierras bajas forman al E. los terraplenes inferiores del .litoral y al N. los distritos comarcanos de la Nubia su altitud varía entre 1 500 y 2 000 m. Durante el verano, la columna termométrica se eleva hasta 40° centígrados; en invierno, o sea en la estación de las lluvias, raras veces baja de los 22°. En las regiones húmedas, especialmente en los límites con la Nubia, la vegetación adquiere exuberancia prodigiosa. A tal temperatura se hace imposible el cultivo del trigo que es reemplazado por la durra y por otra gramínea llamada dagusa, que sirve para hacer excelente cerveza. Las producciones más notables de la región cálida, son: algodón, índigo, una gran variedad de plantas resinosas, ébano, baobab, tamarindo, goma, azafrán, caña de azúcar, dátiles, café, varias especies de mimosas, maderas de construcción y un número considerable de plantas medicinales. Como estas tierras se componen casi todas de terrenos de aluvion por extremo fértiles, dan por término medio de 60 a 65 granos por cada uno de simiente, y además sin dificultad pueden obtenerse dos cosechas al año. En cuanto a la fauna, los reptiles abisinios adquieren monstruosas proporciones, y mi riadas de ofensivos insectos pueblan los terrenos bajos y pantanosos. El rinoceronte, el hipopótamo, el búfalo, el elefante, el león, la hiena, la pantera, se crían en abundancia. También se encuentran la gacela, la girafa y el antílope.
Las tierras de la región media o Uaina Dega ocupan grandes superficies, tienen una altitud de 2 000 a 2 500 m., y gozan de una temperatura suave e igual, como en Italia y el Mediodía de España, que oscila entre los 15° y 21>0 En esta región templada, la más rica de todas, se levantan las ciudades más importantes del país, y allí se crían la mayor parte de los cereales, frutas y legumbres de la Europa meridional. El trigo es excelente en las partes bajas de la región: el thef (Poa Abyssinica), el atyia, el dulkue, son gramíneas especiales del país. Existe una planta comestible, llamada cnsete, que presenta todo el aspecto de. la palmera; la corteza

Abendroth Amando Augusto

Magistrado alemán. (N. en Hamburgo el 16 octubre 1767. M. el 17 dic. 1842.) Estudió derecho, recibió el grado de doctor y después de haber viajado por Inglaterra, volvio a su ciudad natal donde en 1800 fue nombrado senador. En ABEN 1810 era alcalde de Hamburgo, cuando fue ocupada esta ciudad por los franceses, y mostró gran decisión en tan difíciles circunstancias. En 1814 proyectó importantes reformas para la ciudad. En 1825 fue jefe de la policía, y en 1831 otra vez burgomaestre, en cuyos destinos adquirió gran popularidad.

Abdallathif

Nieto de Tamcrlán, que pocos días después de la muerte de Roj, rey del Jorasán (1446), fue reducido a prisión por Ala-Eddantah, que se había apoderado de aquel reino. Recobró la libertad gracias a las reclamaciones de su padre Ulugh, jan de Samarcanda, que consiguió arrojar al usurpador del Jorasán y dio el gobierno de esta provincia a Abd\’Allathif, Pero éste, tan ingrato como hijo desnaturalizado, se sublevó contra su padre, le hizo prisionero, lo entregó a la venganza de un hombre a cuyo padre había dado muerte Ulugh, y se apoderó del trono de Samarcancla (1449), después de haber también quitado la vida a su hermano Abd-el-Aziz. Cuéntase que vivio agobiado por los remordimientos y repitiendo sin cesar un verso persa que dice que un parricida es indigno del trono. En efecto, sólo seis meses reino; pereció asesinado por esclavos de su padre, y fue colgada su cabeza en la puerta de una escuela que había fundado Ulugh en Samarcanda.

Abdallathif

Biog. Jan de Kazán, hijo de Ibrahim, que había muerto en 1468. No ocupó el trono hasta 1495, después de haber dado muerte a uno de sus hermanos y depuesto a otro, que le habían obligado a huir de su país y a buscar refugio entre los rusos, quienes le prestaron apoyo contra aquellos. El Kazán era entonces tributario de Rusia, y como los rusos aspiraban a conquistar este país, favorecian las ambiciones y rivalidad de sus príncipes, auxiliando alternativamente a unos o a otros; por esto después de haber defendido los intereses de Abd\’Allathif, lo desposeyeron en 1502, dieron el trono a su hermano Mohamed Amín, y a la muerte de éste, en 1516, lo restablecieron. Murió en 1518.

Abdallatif

Biog. Historiador, médico árabe. (N. en Bagdad en 1161. l\\1. En esta ciudad en 1231.) Recibió una esmerada educación literaria; estudio jurisprudencia, medicina, filología árabe e historia natural, y se dio a conocer como escritor en Damasco, residencia a la sazón del sultán Saladino. Eran entonces célebres los literatos que vivían en Egipto, y especialmente Moisés Maimónicles; y, deseando Abdallatif entablar relaciones con ellos, marchó a Egipto, donde el visir de Saladino le acogió con benevolencia y le facilitó los medios de dar lecciones en el Cairo y explicar medicina y otras ciencias. Las turbulencias de Egipto,:i la muerte de Saladino, le obligaron a rendirse a Siria y después al Asia menor. Emprendio luego la peregrinación a la Meca; y después volvió a Bagdad con el objeto de presentar sus obras al califa Montanser. Su principal obra, Descripción del Egipto, está dividida en dos partes: la primera trata en seis capítulos del Egipto en general, sus plantas, animales, monumentos, estructura particular de sus barcos y especie de alimentos usados por los habitantes; y la segunda comprende la descripción del Nilo, sus crecidas periódicas, y concluye con la historia de Egipto durante el hambre que asoló este país en los años 1200 y 1201. De esta obra, que ha hecho célebre a su autor en Europa, se conserva un manuscrito en Oxford. El texto árabe fue impreso en Tubinga en 1787, y después en Oxford con una traducción latina en 1800. Por último, en 1810 Silvestre de Sacy lo tradujo al francés con notas muy interesantes.

Abadia

(V. Adad) lat. abbátra; fr. abbaie, abbaye; inglés abbacy) s. f. La dignidad de abad ó abadesa. La iglesia, monasterio, territorio, jurisdicción, bienes y rentas pertenecientes a un abad regular. La casa del cura en las comarcas donde éste recibe el nombre de abad. Ant. Obvención o luctuosa que percibía el párroco en algunas provincias a la muerte de sus feligreses. El edificio o territorios donde residía el abad secular.

Abadía

s. f. El lugar contiguo al sitio donde está fundada la iglesia, monasterio y habitación del abad, monjes o personas eclesiásticas destinadas al servicio y culto divino de una iglesia abacial.

Abadía

Arquit. e Hist. La primera abadía que existió fue fundada por San Pacomio (A. 340) en la Tebaida alta en una isla del Nilo. Las abadías una serie de construcciones interpoladas con claustros y cercadas de murallas a veces con almenas contenían, a más de la iglesia y sus dependencias, la sala capitular o de reunión del capítulo, la casa o palacio abacial, refectorio, dormitorios, talleres, biblioteca, noviciado, locutorios, hospedería para los forasteros, portería y otras varias dependencias de menos importancia, y dentro del mismo recinto huertas y tierras de labor, granjas, establos, eras, trojes y demás accesorios de toda explotación agrícola. Entre las abadías más importantes de Europa se citan, la de Poblet en Cataluña; la de Alcobaza en Portugal; las de Cluny, Claraval, Fécamp y Valmagne en Francia; las de Lorsch y Altenberg en Alemania;la de Windsor en IngIaterra y la de Monte Casino en Italia, tierra clásica de las abadías, donde éstas se cuentan por centenares.

Abadía

Geog. Aldea de la felig. de San Andrés de Masma, ayunt. y p. j. de Mondoñedo, prov. de Lugo; 15 casas. Aldea de la felig. de San Victorio de Ribas de Miño, ayunt. de Saviñao, p. j. de Monforte; 5 casas. Aldea de la felig. de San Clodio de Ribas de Sil, ayum. de Ribas de Sil, p. j. de Qniroga, prov. de Lugo;4 casas. Aldea de la felig. de Santiago de Sotordey, ayunt. de Ribas de Sil, p. j. de Quiroga, prov. de Lugo; 3 casas. Aldea de la felig. de Santa María de Torbeo, del mismo aynnt. y p. j. que la anterior; 4 casas. Aldea de la felig. de San Pedro de Benquerencia, ayunt. de Barreiros, p. j. de Ribadeo, prov. de Lugo; 25 casas. Finca de recreo y labor en el ayunt. y p. j. de Málaga. Casa de labor en el ayunt. y p. j. de Ro eda, prov. de Málaga.

Abadía

Geog. Aldea de Italia, sit. en el antiguo Milanesado y a la orilla izquierda del lago de Como. Comercio en vinos, aceites y sedas. 11Lugar con ayunt. en la prov. y a 84 km de32 Cáceres, p. j. de Hervás, sit. en una llanuraá orillas del río Ambroz. Tiene una iglesia gótica y las ruinas del palacio de los duques de Alba. 278 hab. Prod. cereales, ganado. Coto redondo en la prov. de Zamora, jurisdicción de la Granja de Moreruela.

Abadía (La)

Geog. Molino y casa en el ayunt. y p. j. del Barco de Avila, prov. de Avila. Casa de viña en el ayunt. y p. j. de Estepona, prov. de Málaga. Caserío de la felig. de San Juan de Camba, ayunt. de Castro Caldelas, p. j. de Puebla de Trives, prov. de Orense; 3 casas. Caserío de la felig. de Santiago de Tronceda, del mismo ayunt. y p. j. que el anterior; 2 casas. Caserío de la felig. de Santa María de Castrelo, ayunt. de Río, p. j. de Puebla de Trives, prov. de Orense; 3 casas.

Abadía (La) Y Mastijana

Geog. Barrio del valle de Mena, p. j. de Villarcayo, prov. de Burgos; 21 edificios.

Abadía (La)

Geog. Casa rectoral de la prov. de Lugo, ayunt. y feligr. de Rivas de Sil.

Abadía De Rueda (La)

Geog. Lugar situado en la prov. de Burgos, p. j. de Villarcayo, Merindad de Castilla la Vieja; 3 edificios.

Abadía De Labanza

Geog. Grupo de 3 casas en el ayunt. de San Salvador de Cantamuga, p. j. de Cervera del Pisuerga, prov. de Palencia.

Abadía De Lebanza

Geog. Caserío en el ayunt. de Cabezón de Liébana, p. j. de Potes, prov. de Santander; 2 casas.

Abadía (Prisión De La)

Hist. Prisión militar, establecida cerca de la antigua Abadía de Saint-Germain-des-Pres en París. Se hizo célebre durante el reinado del terror, por haberse encerrado en ella a las personas desafectas al régimen republicano. En los motines del 2 y 3 de septiembre de 1792, los terroristas, acaudillados, por el feroz Maillard, dieron muerte a 164 presos, la mayor parte nobles y sacerdotes.

Abadía (Francisco Javier)

. (N. en Valencia 1774. M. 1830.) Era jefe de estado mayor en el ejército de la Mancha en la época de la ocupación francesa; y, reuniendo los restos de aquel ejército se retiró a Cádiz, donde fue nombrado mariscal de campo, después de desempeñar algunos días la cartera de Guerra. En 1812 fue investido del mando del ejército de Galicia, que había organizado. Después del restablecimiento de Fernando VII en el trono, fue nombrado teniente general, y, encargado de la inspección de las tropas reunidas en Cádiz para la expedición a la América española, entonces en armas contra la Metrópoli.

Abadía (José)

Biog. Doctor en medicina, autor de una memoria, redactada en 1826, sobre la isla de Pinos (Antillas), en que trata del clima, terreno, aguas y condiciones de la Isla, y deduce su importancia para la aclimatación de las tropas peninsulares.

Abadía (Crisóstomo)

Biog. Predicador aragonés, nacido en el Burgo, a dos leguas de Zaragoza; profesó en la Religión de Clérigos reglares de San Cayetano en 177 4, fue consultor del capitan general de Cataluña Conde del Asalto, con quien viajó por Italia y Francia en 1784, y luego pasó a Madrid, donde murió en marzo de 1800. Dejó escritos varios sermones y discursos funebres y panegíricos.

Aas Guillermo

Ingeniero militar que hizo la campaña de la Suiza oriental a las órdenes de Massena (N. en 1741 en Basilea. M. en 1800 en la abadía de San Urbano, cantón de Lucerna). Fue también fundidor de caracteres de imprenta, perfeccionó el método de estampar los mapas geográficos e introdujo en la composición las interlíneas proporcionadas y progresivas. Publicó varios mapas, algunas obras de Economía política, y dos en que da cuenta de sus inventos o innovaciones tipográficas, impresos en Basilea en 1772 y 1790.

Aal

(vocablo indígena) s. m. Nombre dado por Rumphins a dos árboles de la familia de las terebintáceas (?), originarios de la isla de Amboina; su corteza sirve para aromatizar el vino de sagú. (Aalis latifolia.)

Aal

Bot. Nombre indio de la raíz del Mounda citrifolia. Suministra una materia tintórea de color rojo amarillento. .

Aal

Geog. Población de la prov. de Buskerud (Noruega), a orillas del Ustedal, a 192 km N. N. E. de Bergen.

Aal (Jacobo)

Biog. Escritor noruego. (N. en 1773, M. en 1844.) Estudió en Copenhague primero teología y después ciencias naturales: en 1797 pasó a Alemania y prosiguió sus estudios científicos en las universidades de Kiel, Leipzig y Gotinga. De regreso a Noruega en 1799 fue después, en 1814, uno de los redactores de la constitución actual del país. Publicó a su costa muchas obras importantes de ciencia y literatura. Sus escritos fueron, unos políticos y otros económicos, insertos en revistas, de los cuales formó una colección en tres tomos, publicada desde 1832 a 1836 con el título de Lo Pasado y lo Presente. Pero su obra más importante es la que con el título de Reminiscencias dio a luz de 1800 a 1815, obra histórica acerca de Noruega, y que pasa por una de las mejores que se han escrito en el siglo XIX.