Ballestar

(del lat. bálista, ballesta) Cobrar de un cabo sujeto por uno de sus extremos tirando del otro extremo que ha de quedar amarrado, a fin de que resulte tirante como la cuerda de una ballesta.

Baton

s. m. Se designa generalmente con este nombre todo local inaccesible, tal como la cella (sagrario) de un templo, o el coro rodeado de cortinas en la Iglesia griega. Designábase más particularmente bajo este nombre ABATON un monumento de la isla de Roelas, en el que se ostentaba entre dos estatuas de bronce un trofeo conmemorativo de una importante victoria alcanzada sobre los rodios por la reina Artemisia, esposa y sucesora de Mausolo, la cual consagró aquel monumento a una divinidad: su destrucción habría sido, por lo tanto, un sacrilegio. Mas, como el permitir la entrada en aquel sitio era divulgar la derrota de los radios, al recobrar éstos su libertad lo cercaron con un muro, de donde le vino el nombre de ABATON.