Abisinia

Territorio del África Oriental, en la parte E. de la cuenca superior del Nilo. Abisinia deriva de la voz árabe Habasch o Habesch, compuesta de otras dos, Hab y Basch que significan raza o pueblo mezclado. Los portugueses formaron del citado nombre el vocablo Aliesi, convertido por los franceses en Abissin. El verdadero nombre de la tierra no es Abisinia, sino Etiopía, por lo que sus naturales quieren que se les llame Etiopai o etíopes. V. Etiopía.

Situación Y Limites

Esta situada en la zona tropical del N., próximamente a igual distanci:t del Ecuador que del Trópico de Cáncer, entre los 8° y 15° de lat. N. y los 40° y 44° de long. E. Sus límites geográficos son: al N. la Nubia y el país de Bogos, al E. la Gnm cordillera llamada Etiópica y las llanuras de los Adals y de los Danakil, en el litoral del J\\!Iar Rojo, al S. las montañas o alturas de los países de Yimma, Enarca, Liben y Guraga que forman la probable divisoria entre las aguas del Nilo y las del Yuba, y al O. la región más oriental de la Nigricia, o mejor dicho, los países que riega el río Abai o Bahr-el-Adsrek, el Guedaref, el Knara, el Dar Jungüi y el Dar Fadsogl. Los límites políticos no pueden fijarse con exactitud porque han variado y varían con gran frecuencia; así, por ejemplo, el reino de Xoa, al S., es hoy independiente, y la provincia de Zebul, situada en la vertiente oriental de la cordillera etiópica, se considera como parte del reino de Abisinia.

Extensión Y Población

La primera puede apreciarse en 500 000 km cuadrados, es decir, la de España. La población ha sido calculada por varios viajeros, hace más de 50 años, en seis millones de habitantes; pero esta cifra, según Abargues de Sostén, es por lo menos exagerada en dos millones y medio, pues la mayor parte de la Abisinia está deshabitada. Con la indicación de Abargues convienen los datos que apunta Reclus en su Nouv. Geog. Univ., pues da como población de la Abisinia propiamente dicha 2 millones de almas, y del Xoa 1 500 000. La densidad es de unos 7 habit. por km cuadrado; pero conviene tener en cuenta que la población está muy desigualmente repartida y que mientras en unas provincias o regiones apenas hay 3 o 4 hab. por km, en otras, como en el Xoa (40 000 km) hay 37.

Configuración Y Aspecto General

Es una gran meseta, o mejor dicho, una serie de mesetas sobrepuestas, surcadas por multitud de quebraduras desiguales en profundidad y formas. No hay palabras, dice Abargues, para describir los bizarros, encrespados y caprichosos horizontes que resultan; las montañas que cortadas bruscamente en sentido horizontal, ora semejan murallas en ruinas, ora redondas cúpulas o erguidos picos que parecen las puntiagudas torres de cien iglesias; los basaltos que fingen en su desarrollo inmensa tubería de gigantescos órganos, y la manera con que todas estas excrescencias se penetran, se chocan y se escalan las unas a las otras, y que a lo lejos se funden con las nubes y el celaje con singular armonía, más bellas aún cuando todas estas maravillas se contemplan a la luz del crepúsculo en que ofrecen el aspecto de un mar tempestuoso. La meseta se va elevando gradualmente a partir de las arenosas playas del mar Rojo; se extiende hacia el N. O.; baja para constituir la cuenca delTakaze; vuelve a elevarse hacia el S. 0., y entre aquel río y el lago Tsana y Nilo Azul alcanza su máxima altitud. Hacia el E., surge la gran arista llamada cordillera Etiópica, que cae en la llanura de los Adals por escalones sucesivos, de más rápido y corto desarrollo al N. que al S., donde la cordillera se ramifica en la prov. de Zebul y en el reino de Xoa. La citada cordillera parece resultado de una conmoción física que, levantando el coste., hizo desaparecer acaso ríos y ciudades situados en la desembocadura de éstos. Al S. del Abai y del lago Tsana vuelve a elevarse el terreno y forma el grupo montañoso del Goyam. La altitud media de la meseta es, de 2 000 a 2 500 m., y sobre ella las cimas m;\\s altas llegan casi a los 5 000 m.

Montañas

Resulta, pues, que los mayores relieves orográficos de Abisinia son la cordillera Etiópica al E., los montes Samien o Semien en el Centro y los montes Goyam al S. La primera, llamada en algunas cartas antiguas Spina Mundi, es el reborde oriental de la meseta, que sigue de N. a S. la dirección del meridiano. En la parte septentrional la zona montañosa tiene poca anchura, unos 100 km contando los contrafuertes y ramales laterales. Hacia el centro y S., hay ya varias cordilleras paralelas, conocidas en el país con el nombre de Rora. Entre los paralelos 12 y 13, estribos, ramales y cordilleras secundarias avanzan hacia el E. y forman un verdadero laberinto de montañas, unidas principalmente al S., por cadenas de colinas, con las altas mesetas etiópicas, de las que se distinguen sin embargo, tanto por su flora como por su estructura y formación geológica (V. Zeeul.). Las cumbres más elevadas de la cordillera etiópica se hallan al N. (Guedem, Sueira, Gondegonta y Adisuba). En el interior de la meseta etiópica, al E. del Takaze, las montañas principales son el Semiata (al E. de Adua), el Aladyeh y el Yinamora (al N. E. dé Sokota) y el Imaraha más al S.
En el Semien (Samen, Semen, Semien o Semiene, es decir, Norte o país frío) se encuentran las más altas cimas de Abisinia. Se creía hasta hace poco que la más elevada era el Deyam (de 4 400 a 4 600 m.). Abargues rectificó las altitudes; los barómetros le dieron 4 631 m. para el Deyam, y 4 917 para el Bajuit. Ambos montes con toda la region montaí1osa del Semien están situados entre el rio Takaze al N. y E. y sus afluentes Menna al S. y Sarima al O. El Bajuit, punto culminante de toda la meseta Etiópica, está en los 13° 12\’ lat. N. y 41o 40\’ long. E. Al S. del Semien y E. del lago Tsana están los montes Sos Amba, Debra Sína y Guna.
En el Goyam los montes Talbo Uaha tienen altitudes inferiores a las del Semien. La cumbre más elevada no llega a los 3 700 m. Estas montañas bajan en rápido escarpe al E. y N.; la pendiente es suave al O. hasta los países de los Gumus y Berta.

Geología

Desde el punto de vista geológico hay gran semejanza entre los macizos montañosos de la Abisinia y los inmediatos de la Arabia. Las formaciones son idénticas y por consiguiente las montañas tienen poco más o menos los mismos contornos, el mismo aspecto general, casi la misma vegetación. En la parte extrema oriental el gneis, el granito, los esquistos y las lavas alternan con las arenas, las arcillas y los conglomerados de la zona árida. En general, en la meseta y montañas del centro predominan las lavas, traquíticas o basálticas, cubiertas de tierra roja o amarillenta, que contiene gran cantidad de hierro. En muchos parajes se encuentran columnatas basálticas parcialmente trasformadas en masas de arcilla rojizas. El rojo es el color dominante en las rocas abisinias; aún las venas de cuarzo están matizadas de rosa por el óxido de hierro. El Semien se compone también por completo de rocas eruptivas, traquitas y basaltos. Es, pues, la Abisinia un país volcánico; no hay cráteres en erupción, pero se encuentran volcanes apagados en la parte oriental de la meseta. Fuera ya de la Abisinia propiamente dicha, en el extremo de un contrafuerte de la meseta al S. O. de la bahía de Anfila, hay todavía un volcán en actividad, llamado por los naturales Afar Artali u Ortoale, o sea monte del httmo; más al E. son numerosos los cráteres y las solfataras.

Lagos Y Ríos

Una vasta depresión en la región del Sur, forma el lago más considerable del territorio, que recibe los nombres de Tsana y Dembea. Tiene este lago una longitud de cerca de 7 5 km y una anchura de 40, y su altura media sobre el nivel del mar Rojo es de unos 1 900 metros. En él afluyen por el N. y E. el Saruha, el Gorambe, el Gomara, el Reb, el Gumara y otros ríos de poco curso. Al E., en los límites orientales de la Abisinia, hay otros tres lagos mucho más pequeños, el Axengui, el Haie y el Ardibbo.
El territorio de la Abisinia está regado por dos grandes vías fluviales, el Abaí y el Takazc. Nace el primero de estos ríos a alguna distancia al Sur del Tsana, en las montañas de Goyam, a una altura de más de 1800 m.; atraviesa el extreme Snr del lago, y describe después una vasta espiral, que forma en parte el limite meridional ole Abisinia, antes de atravesar la frontera de Fazogl y de entrar en las llanuras de Senaar, donde recibe el nombre árabe de Bahr-el-Adsrek, o río Azul. En opinión de los abisinios, el Abai es el origen del Nilo, opinión propagada en Europa por las antiguas relaciones portuguesas, y de cuyo error no se ha salido hasta los tiempos actuales. Bruce visitó en 1770 los orígenes del Abaí, a consecuencia de lo cual pretendió haber descubierto las fuentes del Nilo, sin embargo de f]Ue muchos misioneros portugueses, entre ellos el P. Paez y el P. Lobo, habían descrito perfectamente aquellos orígenes a principios del siglo xvrr. El Takaze desciende de las alturas que forman la elevación oriental del país, hacia los 12° de lat. al S. del monte Imaraha; baja hacia el Oeste, se eleva de nuevo al Norte, vuclve otra vez hacia el Oeste y después de haber atravesado ras llanuras occidentales inmediatas a la Nubia, pierde su nombre al reunir e al Atbara, río menos considerable, que tiene su origen en las inmediaciones del lago Tsana, y que, algunos centenares de leguas más arriba, va a engrosar el caudal del Nilo, razón por la cual, algunas relaciones antiguas confunden a éste con el Atbara. El Mareb es otro río del extremo Norte de Abisinia, notable solamente por sus desapariciones y apariciones periódicas, según las estaciones. Al S. E., y no lejos de las fuentes del Takaze, nacen los ríos Addifuha y Melle, que corren hacia el E., y unidos van a desembocar en el Hauax, en el país de los Danaris Galas. Ninguno de los ríos de Abisinia es navegable, tanto por la configuración misma de sus valles, como por la escasa profundidad de sus caudales, la extrema rapidez de sus corrientes, y las frecuentes cascadas por que se precipitan.

Clima Y Producciones Naturales

A causa de la especial configuración de Abisinia, existen regiones naturales cuyo clima difiere según las alturas, y con el clima las manifestaciones todas de la naturaleza. Los abisinios dividen su país en tres grandes regiones; Dega, o tierras altas, Kola, o llanuras inferiores, y Uaina-Dega, o provincias intermedias. Las tierras bajas forman al E. los terraplenes inferiores del .litoral y al N. los distritos comarcanos de la Nubia su altitud varía entre 1 500 y 2 000 m. Durante el verano, la columna termométrica se eleva hasta 40° centígrados; en invierno, o sea en la estación de las lluvias, raras veces baja de los 22°. En las regiones húmedas, especialmente en los límites con la Nubia, la vegetación adquiere exuberancia prodigiosa. A tal temperatura se hace imposible el cultivo del trigo que es reemplazado por la durra y por otra gramínea llamada dagusa, que sirve para hacer excelente cerveza. Las producciones más notables de la región cálida, son: algodón, índigo, una gran variedad de plantas resinosas, ébano, baobab, tamarindo, goma, azafrán, caña de azúcar, dátiles, café, varias especies de mimosas, maderas de construcción y un número considerable de plantas medicinales. Como estas tierras se componen casi todas de terrenos de aluvion por extremo fértiles, dan por término medio de 60 a 65 granos por cada uno de simiente, y además sin dificultad pueden obtenerse dos cosechas al año. En cuanto a la fauna, los reptiles abisinios adquieren monstruosas proporciones, y mi riadas de ofensivos insectos pueblan los terrenos bajos y pantanosos. El rinoceronte, el hipopótamo, el búfalo, el elefante, el león, la hiena, la pantera, se crían en abundancia. También se encuentran la gacela, la girafa y el antílope.
Las tierras de la región media o Uaina Dega ocupan grandes superficies, tienen una altitud de 2 000 a 2 500 m., y gozan de una temperatura suave e igual, como en Italia y el Mediodía de España, que oscila entre los 15° y 21>0 En esta región templada, la más rica de todas, se levantan las ciudades más importantes del país, y allí se crían la mayor parte de los cereales, frutas y legumbres de la Europa meridional. El trigo es excelente en las partes bajas de la región: el thef (Poa Abyssinica), el atyia, el dulkue, son gramíneas especiales del país. Existe una planta comestible, llamada cnsete, que presenta todo el aspecto de. la palmera; la corteza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *